Mientras tanto, en twitter...

    ¡Más twitter!

    24/3/06

    Como ser bella y joven a los cuarenta: Presentamos trucos de belleza sin pasar por quirófano

    Por fin ha empezado la segunda temporada de Mujeres Desesperdas, el primer episodio ha sido muy bueno, pero me siento decepcionado; por los carteles que había por mi ciudad de las protagonistas tumbadas sobre manzanas daban a entender que el argumento de ésta temporada giraría en que las muejres derrepente rejuvenecerían diez años. Cual ah sido mi sorpresa buscando el cartel por internet cuando veo que las protagonistas no han rejuvenecido, su renovado aspecto es solo fruto del photoshop! -incluir aquí un "ooooh!" de sorpresa-.
    Os pongo una muestra de los carteles donde Teri Hatcher consigue posar en diferentes posturas sin cambiar ni un ápice la expresión de su rostro, eso sí, en una de ellas se permite ponerse mas pelo.
    Es una pena, seguro que han utilizado el cuerpo de otras mujeres más jovenes para éstos carteles, salvo para la foto de Eva Longoria (Gabrielle Solis en la serie) que le han puesto un efecto de relieve muy raro en el entreteto y da la impresión de que la hayan hecho desde cero por ordenador

    Aqui teneis diferentes versiones de los carteles: Photochopes Desesperados

    P.D. Hablando de mujeres desesperadas... sigo soltero.

    5 comentarios:

    Malkav dijo...

    Joer, sí que es verdad que le han puesto raras las tetas a la Longoria... es que ni las de silicona se quedan así en esa postura!

    piradaperdida dijo...

    define entreteto, por favor

    Juanki dijo...

    Desde luego, una mujer tan culta y con tanto vocabulario y q haya q ir explicandole éstas cosas.

    Entreteto: Parte de la mujer que se encuentra entre su pezón izquierdo y su pezón derecho hacia el lado de dentro.
    Para más señas, es eso que te tapas con la mano cuando hablas conmigo.

    Tabaki dijo...

    Conocido como canalillo o escote nop, yop?

    piradaperdida dijo...

    vaya, yo que creía que me mirabas a la cara cuando hablo contigo y en realidad ¡me miras las manos! ¡diommmío, qué pervertido!