Mientras tanto, en twitter...

    ¡Más twitter!

    14/9/07

    Para gustos, los colores; y sobre gustos no hay nada escrito. Ergo, sobre los colores no hay nada escrito

    Efectivamente, ese es el tema que nos trae hoy aquí, mentes enfermas insaciables de conocimentos que actualizais esta página fervientemiente quemando la tecla de F5. Yo compré en 98% acciones de la empresa especializada en fabricar la tecla F5, al principio empecé con pequeñas perdidas, pero al cabo de unos meses las pérdidas fueron desorbitadas.

    Hoy hablaremos de los colores... bueno, hablaré yo, vosotros escuchais; al final se organizará un charla-coloquio en la que se permite una pregunta por asistente, con excepción de mi persona la cual tiene derecho a dos, una de ellas será "¿Es que estais todos gilipollas?" luego pasaré a la afirmación "es que estais todos gilipollas" para terminar con mi segunda pregunta, la cual será construida con palabras al azar... salvo "Zuzón", la cual incluiré en conmemoración del 5º aniversario de la finalización del primer diccionario (al terminarlo su creador exclamó "venga, hala, Zuzón mismamente; a tomar por culo").

    Se sabe mucho de los colores hoy en día, cómo son, qué representan, a que saben; pero lo que es completamente ignorado es cómo se descubrió cada color, salvo algunas pequeñas excepciones las cuales paso a explicar.

    En 1753 Jaques Bermellón, no cabía en su asombro cuando en una mezcla de colores en su paleta por pura coincidencia salió lo que dio a llamar "Verde Aguamarina", nombre que le dió en honor a su a gran amor Geraldine Aquamarinne. Al día siguiente Jaques murió de un repentino ataque a manos de su señora esposa, Eusebia.

    Jaques Bermellón fue uno de los grandes héroes de la época dorada del "Colorismo", movimiento artístico menor al que sólo perteneció él, y como era un hombre modesto no gustó de propagar. Cinco años antes de su repentina, agónica y dura muerte Jaques había descubierto un nuevo color un caluroso domingo durante la misa. Nuestro hombre era un Católico muy religioso pero que le costaba concentrarse durante los oficios religiosos, generalmente se distraía imagiándoselos tobillos desnudos de Mademoiselle Aquamarinne, pero un día que esta no pudo venir se fijó en un color del que nadie se había pertacado antes; en honor del salmo tan largo que estaba escuchando lo llamó color "Salmón".

    En 1810, Thomas O'Doherty, un irlandés que era español por parte de padre -Thomas nunca lo supo- fue el descubridor del llamado "Rojo Sangre". Pese a haber pasado ya a la historia el Colorismo, la recepción de este color en su país fue de gran gozo y O'Doherty fue acalamado como un héroe. Cómo se llegó al hallazgo de esta nueva tonalidad fue un misterio que nuestro héroe supo guardar con gran recelo hasta que tres meses después se le inculpó de la muerte de veinte vagabundos, diecinueve meretrices y una persona más que en aquella época se catalógo como prostituta para que los números saliesen redondos, pero que hoy en día no se sabe con exactitud a que grupo pertenecía. El caso es que O'Doherty intentó conseguir que se le exculpase ya que el actuó en pos de la ciencia puesto que necesitó de diversas muestras de sangre hasta llegar a la conclusión de cuál era exactamente el rojo que debería ser considerado rojo sangre. En su juicio su abogado lo comparó con Galileo; ambos fueron apaleados hasta la muerte, digo O'Doherty y su abogado, no Galileo. Se dice que todo Dublín se embriagó a base de cerveza como celebración de la condena, tambien se dice que Dublín se hubiese embriagado de todos modos si hubiese salido inocente.

    El descubrimiento de colores más coloquiales se perdió en los tiempos, solo quedá una anécdota de la primera vez que se habló del color azul como tal, en la cual una persona contemplando el océano dijo "qué azulado esta el mar" a otro compañero el cual contestó "que esta qué?".

    Bueno querubines, ahí teneis vuestra pequeña gota de sabiduría en la red. Ahora ya podeis seguir mirando pornografía.

    3 comentarios:

    piradaperdida dijo...

    jejeje ¡me ha gustado! parece que has sido capaz de coger un argumento y no soltarlo, por una vez... que joer, tus post suelen parecer un capítulo de los Simpson...

    Malkav dijo...

    Pues a mí me gusta el estilo Simpsons :P

    Ira dijo...

    y con el naranja q paso? fue primero la fruta o el color? y x q las rosas rojas se llaman rosas? no deberian llamarse rojas?